Los trabajos de soldadura y la prevención en los mismos

La soldadura es conocida como un procedimiento en donde dos o más piezas de metal son unidas mediante la aplicación de calor, presión, o con la combinación de ambos, con o sin aporte de metal. 

Cuando se realiza un proceso de soldadura, este implica una serie de riesgos que no son desdeñables desde distintas naturalezas por los que se necesitan Suministros GT industriales:

Energías utilizadas

  • Energía eléctrica (electrocución, quemaduras, etc.).
  • Llamas (quemaduras, incendios, etc.).
  • Manejo de gases (explosión, incendios, quemaduras, etc.).

Relacionados con el proceso en sí

  • Generación de radiaciones no ionizantes (perjudiciales para los ojos y la
  • piel).
  • Generación de gases y humos tóxicos (su composición dependerá del
  • electrodo, los metales a soldar, la temperatura, etc.).

Relacionados con operaciones complementarias:

  • Amolado
  • Cepillado,
  • Desbarbado, etc.

Relacionados con las condiciones en las que se desarrolla el trabajo:

  • En lugares elevados.
  • En recintos cerrados o espacios confinados.

Lograr un conocimiento de los mismos y de las medidas de prevención que se pueden aplicar son el primer paso para evitar accidentes y enfermedades profesionales que se derivan del desarrollo de dicha actividad.

Diversos son los riesgos que pueden analizarse y que además necesario que los soldadores utilicen diferentes equipos de Suministros GT industriales de protección de forma individual. 

En el caso de la ropa que se debe utilizar para este  trabajo y con el que se debe evitar la exposición del cuerpo a las radiaciones no ionizantes que son generadas y con el que se deben limitar / minimizar el riesgo de quemaduras, debe estar elaborado en pura lana o algodón ignífugo ya que los dos tejidos se carbonizan, contrario a lo que sucede  con las fibras sintéticas que al arder se derriten dando lugar a quemaduras que son sumamente graves.

Con el objetivo de evitar incendios que sean derivados de la retención de partículas incandescentes, las mangas deberán ser largas, con puños ceñidos a la muñeca. Con respecto a los pantalones, estos no deben tener dobladillo y además por ninguna razón se llevarán por dentro del calzado.

Del mismo modo, resulta conveniente evitar los bolsillos exteriores, y de no ser posible, deben estar dotados de tapeta. 

Otro aspecto recomendable es el uso de un collarín con el que se pueda proteger el cuello con suministros GT industriales. No se debe usar ropa que esté manchada con grasa, disolventes o cualquier otra sustancia que sea inflamable.

La ropa que se utiliza en trabajos de soldadura eléctrica debe encontrarse libre de elementos metálicos como es el caso de las cremalleras, corchetes, etc. Del mismo modo, hay que considerar que la ropa húmeda o sudada es conductora y está debe ser cambiada.

Elementos como guantes, polainas, manguitos y mandiles de cuero llegan a  proteger las manos y la ropa de trabajo de quemaduras y partículas incandescentes. Estos deben contener costuras interiores con el objetivo de evitar la retención de partículas incandescentes y para que puedan mantenerse totalmente secos.

En cuanto al calzado de seguridad está debe contener una puntera reforzada con la que se minimizan los riesgos que se derivan de las caídas de objetos pesados. También plantilla reforzada, de esta manera son previsibles las pisadas sobre objetos punzantes, en compañía de una suela aislante (imprescindible si se va a trabajar sobre superficies o estructuras metálicas).

 Otros objetos a llevar al momento de soldar son las caretas o pantallas faciales equipadas con filtros ópticos,  protección respiratoria, gafas o pantallas faciales contra impactos. Otros objetos que pudieran ser necesarios son los cascos, arneses o cinturones de seguridad, protección contra el ruido, etc.